Tres mitos sobre la felicidad

Tres mitos sobre la felicidad

Queridos lectores, sean bienvenidos al primer artículo de este blog. A lo largo del mismo, abordaremos temáticas que pueden resultar de interés. También deseo aclarar que pueden sugerir temas a la dirección de mail o en esta misma página.

Ahora bien, basta de rodeos y vamos a lo importante. Las ideas populares sobre la felicidad, nos conducen a una vida miserable. Si, usted leyó bien, si construimos una vida orientada a cumplir con las supuestas metas que nos llevan a una vida feliz, acabaremos por destruirnos.

Hace algunos años, Rush Harris ha llevado adelante una serie de investigaciones que trataremos de resumir brevemente aquí.

Resulta que existen tres grandes mitos sobre la felicidad, tres grandes trampas acerca de esta supuesta panacea. Les propongo adentrarnos en el primero.

La felicidad es el estado natural del ser humano. Este primer mito, supone la idea de que si al ser humano se le da techo, agua, comida, será naturalmente feliz. Lindo, ¿no?. Sin embargo, el estado natural del ser humano, es un continuo fluir de emociones. Las emociones, son como el clima. Nadie diría que el estado normal del clima es soleado. El clima varia, de manera constante. En invierno, se esperan temperaturas bajas, en verano alta temperaturas, lluvia, etc. Pues bien, con las emociones pasa lo mismo. Esperamos sentirnos ansiosos ante situaciones difíciles, como asi también esperamos sentirnos tristes ante eventos dolorosos, por ejemplo.

Acompáñenme ahora, al segundo de estos mitos. La felicidad es sentirse bien. Lamentablemente amigos, esto tampoco es asi. Si nos remitimos al diccionario, al lado de la palabrita felicidad, dice: estado de placer. Siguiendo con esta idea, ¿cuánto dura una emoción?. Permítanme mostrárselo de esta manera. Piense en el día mas feliz de su vida, ¿cuánto duro ese estado de placer antes de que apareció otra emoción angustia, miedo, enojo, etc.?. Extraño, ¿no?. Denme la posibilidad de que les cuente que creo que es una vida feliz. Es exactamente una vida plena, cargada de propósito y significado para usted. Es que en esa vida, es donde usted puede incluir esas relaciones que lo hacen sentirse pleno, donde se encuentran las actividades que le dan sentido a su vida. Ahora bien, asi como esas cosas despiertan un sinfín de emociones placenteras, también están acompañadas de las otras.

Siguiendo con este ejemplo, piense en la o las relaciones mas importantes que ha construido. Cuando esas relaciones van bien, hay maravillosos sentimientos de amor, cuidado y alegría. Hay tanto de esto, como de tensión, conflicto y dificultades. O acaso no es asi en las relaciones padre e hijos. Es increíble como esas personitas nos despiertan tantos sentimientos placenteros como el amor, a la par de aquellos displacenteros como el miedo o la angustia. Si coincidimos en esto, también coincidiremos que una vida plena, conlleva emociones, sensaciones, creencias y pensamientos no tan agradables.

Si aun esta leyendo y no se durmió, vamos al tercer y último mito. Si no nos sentimos feliz, somos defectuosos. Esta gran falacia, conduce a una serie de acciones para tratar de “arreglarnos” cuando no nos sentimos felices. La verdad, mi querido lector, es que si nos sos feliz, sos normal. Si, leyó bien. La vida es difícil, o ¿alguien cree lo contrario?. ¿Usted conoce a alguien que le haya contado que necesita que su vida sea mas difícil, que tenga más sufrimiento, porque asi es muy fácil? Si es así, preséntemelo. Pero resulta que no, que no es asi. La vida es dura, demasiado a veces. Es desafiante y compleja. Por supuesto, no en todo momento, pero si en muchos.

Para finalizar entonces, lo invito a descreer un poco de estas ideas tan populares sobre la felicidad y a destinar sus esfuerzos en construir una vida que tenga significado para usted. Para vivirla a propósito, como si fuera suya, digamos.

En fin, gracias por la paciencia, y nos leemos la próxima!


One thought on “Tres mitos sobre la felicidad

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *