Neurología. ¿Qué es y cómo nos ayuda?

Neurología. ¿Qué es y cómo nos ayuda?

La Neurología es una especialidad médica que estudia la estructura, función y desarrollo del Sistema Nervioso (Central, Periférico y Autónomo) y muscular en estado normal y patológico.

Los Neurólogos tienen conocimientos que les permiten reconocer síntomas específicos, conocer por qué se producen y definir los posibles tratamientos para aliviarlos y evitar que se repitan si es posible.
Los exámenes complementarios en esta especialidad son de fundamental importancia: el electroencefalograma, el electromiograma, los estudios estructurales de Sistema Nervioso Central como la Resonancia magética, entre otros.

Algunos ejemplos de enfermedades neurológicas conocidas son la demencia (la enfermedad de Alzheimer, la demencia vascular y otras), el Accidente Cerebro Vascular o ACV (el infarto y la hemorragia cerebral), la epilepsia, la enfermedad de Parkinson, la esclerosis múltiple, la migraña y los traumatismos encefalocraneanos. También forman parte de las enfermedades neurológicas, aunque son menos frecuentes, las afecciones degenerativas y neuromusculares como la esclerosis lateral amiotrófica (ELA), las distrofias musculares, las distonías, las neuropatías, las miopatías, etc.

Desde hace varios años dentro del campo de la salud se trabaja para reducir los riesgos de padecer alguna de estas afecciones. Existen diferentes factores de riesgo que predisponen el padecimiento de ciertas enfermedades neurológicas, y que pueden ser prevenibles: la hipertensión, niveles de elevados de colesterol, diabetes, la falta de actividad física, el tabaquismo, la obesidad y el consumo alcohol. También se incluyen algunos tipos de arritmia y factores ambientales y psiquiátricos o psicológicos como situaciones estresantes, depresión, tensión laboral o la afectación de los vínculos sociales.
De allí la importancia del trabajo conjunto entre Neurólogos, Psiquiatras, Psicólogos Clínicos, Neuropsicólogos y otras especialidades como Cardiología, Clínica Médica o Nutrición no sólo en cuanto a la prevención o reducción de estos factores de riesgo, sino también en el adecuado abordaje de sus posibles consecuencias.


Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *